Anexo I

JOSÉ CALVO SOTELO

 

Número 1
Excmo. Sr. D. José Calvo Sotelo,
Diputado a Cortes, ex ministro de Hacienda de la Corona
y Jefe del Bloque Nacional
   
Número 2
"Los comienzos del Frente Popular", editorial del " Journal de Généve" del día 17 de enero de 1937, por D. Niceto Alcalá Zamora, ex Presidente de la República española.

«... Las primeras siete semanas del «Frente Popular» fueron las últimas de mi presidencia, desde el 19 de febrero al 7 de abril de 1936, con el Ministerio Azaña. Durante cierto período, uno de los Poderes del Estado, el que yo ejercía, escapaba todavía al «Frente Popular». Durante los cien días que siguieron y que precedieron a la guerra civil, la ola de anarquía ya no encontró obstáculo. La táctica del «Frente Popular» se desdobló. En las Cortes se atrevió a todo; en el Gobierno quedaba débil, pero provocadora.

«El «Frente Popular» se adueñó del Poder el 16 de febrero gracias a un método electoral tan absurdo como injusto, y que concedió a la mayoría relativa, aunque sea una minoría absoluta, una prima extraordinaria. De este modo hubo circunscripción en que el «Frente Popular», con 30.000 votos de menos que la oposición, pudo, sin embargo, conseguir diez puestos más en cada trece, sin que en ningún sitio hubiese rebasado en un 2 por 100 al adversario más cercano. Este caso paradójico ge bastante frecuente.

«Al principio se creyó que el «Frente Popular» resultaba vencido. Pero cinco horas después de la llegada de los primeros resultados, se comprendió que las masas anarquistas, tan numerosas y que hasta entonces se habían mantenido fuera de los escrutinios, habían votado compactas. Querían mostrar su potencia, reclamar el precio de su ayuda: la paz y, tal vez, la misma existencia de la Patria.

«A pesar de los refuerzos sindicalistas, el «Frente Popular obtenía solamente un poco más, muy poco, de 200 actas, en un Parlamento de 473 Diputados. Resultó la minoría más importante, pero la mayoría absoluta se le escapaba. Sin embargo, logró conquistarla, consumiendo dos etapas a toda velocidad, violando todos los escrúpulos de legalidad y de conciencia.

«Primera etapa: Desde el 17 de Febrero, incluso desde la noche del 16, el «Frente Popular», sin esperar el fin del recuento del escrutinio y la proclamación de los resultados, la que debería haber tenido lugar ante las Juntas Provinciales del Censo en el jueves 20, desencadenó en la calle la ofensiva del desorden: reclamó el Poder por medio de la violencia. Crisis; algunos Gobernadores civiles dimitieron. A instigación de dirigentes irresponsables, la muchedumbre se apoderó de los documentos electorales: en muchas localidades los resultados pudieron ser falsificados.

«Segunda etapa: Conquistada la mayoría de este modo, ge fácil hacerla aplastante. Reforzada con una extraña alianza con los reaccionarios vascos, el «Frente Popular» eligió la Comisión de validez de las actas parlamentarias, la que procedió de una manera arbitraria. Se anularon todas las actas de ciertas provincias donde la oposición resultó victoriosa; se proclamaron Diputados a candidatos amigos vencidos. Se expulsó de las Cortes a varios Diputados de las minorías. No se trataba solamente de una ciega pasión sectaria, se trataba de la ejecución de un plan deliberado y de gran envergadura. Se perseguían dos fines: hacer de la Cámara una convención, aplastar a la oposición y asegurar al grupo menos exaltado del «Frente Popular». Desde el momento en que la mayoría de izquierdas pudieran prescindir de él, este grupo no era sino el juguete de las peores locuras.             

«De este modo las Cortes prepararon dos golpes de Estado parlamentarios. Con el primero, se declararon a sí mismas indisolubles durante la duración del mandato presidencial. Con el segundo, me revocaron. El último obstáculo estaba descartado en el camino de la anarquía y de todas las violencias de la guerra civil

   
Número 3
El Señor Calvo Sotelo en un acto de propaganda en las elecciones de Diputados a Cortes
   
Número 4
Indalecio Prieto y Tuero.
Ex Ministro de Hacienda de la República y Ministro de Defensa Nacional del Frente Popular
   
Número 5
Santiago Casares Quiroga
Presidente del Consejo de Ministros y ministro de la Guerra del Gobierno del Frente Popular
   
Número 6
El cadáver del señor Calvo Sotelo conforme quedó en la mesa del depósito en el Cementerio del Este. Al doctor Piga, que aparece en la fotografía contemplando el cadáver, y al doctor Aznar, ambos de la Escuela de Medicina Legal, se debe la conservación de los antecedentes precisos para la emisión de un luminoso y científico informe sobre el asesinato del señor Calvo Sotelo.
   
Número 7
Fotografía del cadáver del señor Calvo Sotelo en la que se aprecian los orificios de salida de las balas disparadas por el asesino Victoriano Cuenca.
   
Número 8
Fotografía en la que se aprecian los orificios de entrada de los disparos hechos por Victoriano Cuenca sobre la nuca del señor Calvo Sotelo y ampliación de los mismos.
   
Número 9
El cadáver del señor Calvo Sotelo cubierto de flores
   
Número 10
El pueblo, clases modestas especialmente, guarda cola, para firmar en señal de duelo, en el portal del domicilio del señor Calvo Sotelo.
   
Número 11
Las mujeres madrileñas saliendo de firmar, en señal de pésame, del domicilio del señor Calvo Sotelo.
   
Número 12
Manifestación de duelo y entierro en el Cementerio del Este, del señor Calvo Sotelo,
   
Número 13